Image not available
Image not available
Image not available

En febrero de 1980, se logró por primera vez desintegrar un cálculo renal en el cuerpo de un paciente mediante ondas de choque. En la actualidad, la energía mecánica de las ondas de choque es introducida en el cuerpo a través de la piel mediante una pieza de mano. Cuando la energía da con el cálculo renal, este es fragmentado en partículos del tamaño de granos de arena que luego pueden salir del cuerpo por vía natural. F2 de STORZ MEDICAL es que el enfoque de energía responsable de la fragmentación de los cálculos puede ser adaptado perfectamente al tamaño de los cálculos. De esta manera, el tratamiento es aun más eficaz y los efectos secundarios son reducidos a un nivel mínimo.

En varios estudios científicos, STORZ MEDICAL comprobó también el éxito de la onda de choque para tratar el síndrome crónico de dolor pélvico (CPPS) y la induración plástica del pene (IPP).

 

National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse

Cálculos renales no son un producto de la sociedad moderna. Los científicos han encontrado indicios en una mumia de 7000 años de edad de que los egipcios antiguos también sufrieron de cálculos renales. Se trata de uno de los padecimientos más frecuentes y más dolorosos del tracto urinario. Aproximadamente el 10 por ciento de los ciudadanos estadounidenses va a sufrir de cálculos renales una vez en su vida – más los hombres que las mujeres.

Cuando le han diagnosticado cálculos renales, necesita saber ¿Cuál es el tratamiento adecuado para mí? Actualmente existen varios métodos invasivos y no invasivos para tratar los diferentes tipos de cálculos en sus diversas posiciones en los riñones o en el uréter.

Kidney

Por lo general, lo mejor es hablar con su médico para elegir el tratamiento óptimo. Además de la invasividad, hay otras diferencias entre los diversos métodos: ¿Se precisa una anestesia? ¿Será posible eliminar los cálculos dentro de poco tiempo? ¿Cuáles son los riesgos quirúrgicos del método?

Desde 1980, las ondas de choque han sido empleadas con éxito para tratar cálculos renales. Pero las ondas de choque mejoran también la circulación sanguínea y estimulan la generación de vasos sanguíneos. Así sirven para relajar músculos y aliviar, y hasta eliminar, dolores.

Desde hace algunos años, también es posible usar las ondas de choque con éxito para tratar pacientes que sufren del llamado síndrome crónico de dolor pélvico (CPPS) o de la induración plástica del pene (IPP). En el caso del síndrome crónico de dolor pélvico, se introducen impulsos de ondas de choque en la próstata, que es responsable de este sufrimiento en la mayoría de los casos, entre la bolsa testicular y el ano.

STORZ MEDICAL AG
Lohstampfestrasse 8
8274 Tägerwilen
Switzerland
Tel.: +41 (0)71 677 45 45
Fax: +41 (0)71 677 45 05

www.storzmedical.com
Datos personales
Dirección
Datos de contacto
Mensaje