Misión humanitaria en Eritrea: el empleado Thomas Koob ayuda a los niños necesitados

Misión humanitaria en Eritrea: el empleado Thomas Koob ayuda a los niños necesitados

A mediados de mayo de 2022, un equipo de once miembros de la organización »Kinderurologisches Team Österreich für Eritrea« (Equipo austríaco de urología infantil para Eritrea) voló a Asmara, la capital de Eritrea. Formó parte de la expedición: el empleado de STORZ MEDICAL, Thomas Koob. Acompañó al grupo de médicos y enfermeras voluntarios del sur de Alemania y la Alta Austria en su misión benéfica de proporcionar tratamiento urológico a los niños.

Donación de litotritor
En 2015, STORZ MEDICAL donó a la organización de ayuda un litotritor, incluido un dispositivo de ultrasonidos, que se instaló en Asmara en diciembre de ese mismo año. Por norma general, los colaboradores vuelan a Eritrea dos veces al año durante una o dos semanas. La pandemia del coronavirus ha impedido al equipo volver al país desde 2019, por lo que el litotritor también estuvo parado desde entonces. Se requerían los conocimientos de un técnico experimentado para volver a poner el equipo en funcionamiento.

»Una experiencia impresionante«
El técnico médico Thomas Koob lleva 25 años trabajando en STORZ MEDICAL y nos cuenta aquí sus impresiones personales: »Se debió de despertar una pasión oculta en lo más profundo de mi corazón cuando mi colega Martin Linz me preguntó si estaría interesado en participar en una misión humanitaria. Aunque no sabía lo que me esperaba, no dudé ni un segundo y dije que sí.

El viaje supuso una experiencia aventurera, impresionante y también emotiva. En el viaje de ida, durante una escala en Estambul, conocí al equipo de diez miembros en torno al médico jefe jubilado y »motor del proyecto«, el Dr. Marcus Riccabona, y al organizador, el Dr. Fried Mittendorfer. Poco después de medianoche, aterrizamos en Asmara y enseguida pudimos sacar muchas conclusiones, tanto por los duros controles del aeropuerto como por el precario minibús que nos llevó al hotel. Alrededor de las 2 pude tirarme finalmente en la cama de mi modesta habitación. La noche sería corta y vino seguida de cinco días muy agotadores.

Pero en tan poco tiempo, el equipo ha conseguido cosas increíbles. Se operaron un total de 36 niños, se realizaron 19 tratamientos de cálculos con el litotritor y se trataron 168 niños de forma ambulatoria. Debido a la alimentación, muchos niños de Eritrea ya sufren cálculos renales o vesicales bilaterales a una edad temprana. Los niños de sexo masculino, en particular, suelen padecer incontinencia, que en Europa se trataría de inmediato, pero desgraciadamente no suele ser así en los países más pobres. Como consecuencia, a menudo no pueden ir a la escuela o participar en la vida social. La mayoría de los niños no llevan una vida fácil allí. Y me he dado cuenta de que, a pesar de todo, no se quejan, sino que aprietan los dientes con valentía. Cuando luego estos pequeños pacientes me regalaban una sonrisa por pura gratitud, sentí una gratificación muy conmovedora por lo que estaba haciendo. Eso me ha compensado cualquier esfuerzo. Probablemente, esa sea también la razón por la que todos los miembros del equipo, tanto jubilados como en su tiempo libre, no dejan de volver.

He conocido a grandes personas aquí, en primer lugar, al Dr. Marcus Riccabona y al Dr. Fried Mittendorfer, que se aferran de forma incansable a su causa de »hacer el bien«. Estoy orgulloso de haber formado parte de este gran equipo y, aunque esta haya sido mi primera misión humanitaria, estoy seguro de que no será la última«.

Kinderurologisches Team Österreich für Eritrea (Equipo austríaco de urología infantil para Eritrea)

  • Proyecto social del Rotary Club Linz-Altstadt y de ArcheMed, Ärzte für Kinder in Not e. V.
  • Más de 18 años de compromiso social
  • Atención médica y formación del personal médico local
  • www.kinderurologie-eritrea.at
2